Inicio > Didáctica de la Física > Perfil biográfico del estudiante de Física, que eligió la carrera de profesorado en ciencias.

Perfil biográfico del estudiante de Física, que eligió la carrera de profesorado en ciencias.

En tiempos que el discurso oficial señala que se necesita más estudiantes y egresados de carreras de ciencias, frente a una realidad donde la vocación de estudiar ciencias evidentemente hace años que declina. En especial escasean quienes elijan formarse para  enseñar Física. Por ello, en la formación de profesorado de ciencias, resulta fundamental conocer la biografía de aquellos que habiendo estudiado Física en el Secundario, han elegido seguir la carrera de profesorado de ciencias.

Conocer la biografía puede brindar elementos acerca de los modelos que, el estudiante de profesorado de ciencias, tiene naturalizados respecto a lo que implica aprender Física. Para ello, habría que propiciar situaciones para conocer : En que cursos estudió Física; Qué predisposición y expectativa tenía al llegar la hora de Física; Qué evaluación hace de su propio desempeño como estudiante de Física en secundario; Qué contenidos de Física recuerda que le enseñaron; Qué actividades le proponía el profesor; Qué estrategias aplicaba para aprender; Qué libros consultaba para aprender esos contenidos; Qué laboratorios se realizaban y qué aprendió en ellos; Qué utilidad ha tenido en su vida lo aprendido en la clase de Física,….entre tantas otras cuestiones que aportan al perfil biográfico.

Que tales cuestiones surjan en el discurso de la formación de ciencias y que además sea compartido entre pares, da oportunidad de ensayar acerca del perfil biográfico del estudiante de Física, que eligió seguir la carrera de profesorado de ciencias. A aquellos que pudieron vivenciar esta reflexión y su socialización en grupo, se los invita a aportar ensayos sobre la cuestión planteada. Este tipo de aporte tiene un valor especial para entender algo de los modelos de aprender Física subyacentes y, cuánto más, si diera elementos para aproximarse a entender acerca de donde surgen las vocaciones para elegir carreras de ciencias. Y aún más importante, para conocer sobre qué modelos vivenciados se trata de construir nuevos modelos de enseñanza de la ciencias.

Desde ya gracias por colaborar. Dra. Silvia García de Cajén -Admin de Hablar Ciencia

También te puede interesar

Silvia
Doctora en por la Universidad de Santiago de Compostela.
https://www.hablarciencia.com

4 thoughts on “Perfil biográfico del estudiante de Física, que eligió la carrera de profesorado en ciencias.

  1. Inicialmente comencé estudiando ingeniería creía que iba a disfrutar más estudiar temas relacionados al mundo ingenieril, llenar la fantasía de crear ordenar y dirigir. Pero la carrera fue feroz y me dejó mucho tiempo libre y fue en ese momento en que empecé a ocupar mi mente en profesorado tenía la necesidad de reflexionar cuestiones que están más allá de mi vida. Siempre supe que un docente es una persona con mucha responsabilidad ciudadana y que además impacta en la vida de sus estudiantes es por eso que prefería no involucrarme demasiado en la formación. De todos modos comprendí que si bien una persona puede ser crucial en la vida de un joven otras pasan desapercibidas es por eso que ese temor lo he ido perdiendo.

    Luego de haber compartido las vivencias de cada una en clase se distinguen tres factores repetitivos que se pueden vislumbrar causales en común de la elección de un profesorado en ciencias. Ellos son: la motivación por querer saber más, el contexto familiar y las experiencias vividas en las clases de física. A estos puntos también se los puede llamar habilidades innatas y las proto-vivencias a las capacidades de uno mismo como la curiosidad o ese interés particular por la ciencia de querer entender lo que nos rodea como mencionó Cielo.

    Gracias a la bibliografía aportada por la madre de Cielo durante su infancia ella tuvo un acercamiento autónomo hacia la física. Con la ayuda de estos libros en lo que se muestra a la ciencia como algo divertido colorida y con gráficos es decir se puede decir que son motivantes, se puede construir mucha expectativa en la física con esta bibliografía. De esta manera ella alimentó su curiosidad el deseo de querer saber más. Este mismo factor estuvo presente en varios estudiantes del profesorado ya que fue uno de los factores para estudiar ciencias, a este punto Cielo lo llama innato.
    Pero esto no es suficiente ya que debe un despertar, este despertar se puede dar en clase como me ocurrió a mí o a Hilen en clase. Estoy convencida de que los docentes nos brindan a los estudiantes una nueva perspectiva de lo que es la ciencia.
    Así como uno puede tener buenas experiencias existen las malas que también las han presenciado varios de los chicos. En estas quedan temas sin ver, abundan las clases monótonas y aburridas. Es así como muchos en estos casos se decepcionan y rechazan las ciencias.

    Estos dos puntos que se enmarcan en el punto de las vivencias queda reflejada la influencia del profesor. Desde mi formación en secundaria soy conciente que los docentes tienen una gran responsabilidad al momento de dar una clase porque ellos transmiten una visión de mundo de ciencias propia, que pueden ser adoptadas por los educandos. Es por eso que se debe tener criterio para seleccionar las actividades a desarrollar, el modo en dirigirse a los alumnos y de presentarles los contenidos teóricos. La exposición es particular de cada persona pero hay actividades que hace falta desarrollar en ciencias como la exposición oral, la investigación y el descubrimiento. Las que no queremos repetir es la aplicación de fórmulas. Es por ello que se debe reflexionar aunadamente en las estrategias didácticas a utilizar en el momento de enseñar.

  2. Mi nombre es Mariana Róbalo Santos. En el año 2010, egresé de la Escuela Secundaria Media N°4, en la ciudad de San Carlos de Bolívar, obteniendo mi título de Bachiller en Ciencias Sociales. Fue en el transcurso de ese último año que tomé una de las decisiones más importantes en mi vida, como fue optar por continuar mi formación académica en una Institución de Nivel Universitario como lo es la Facultad de Ingeniería, la cual es una unidad académica de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, por lo que a finales de 2010, fui aspirante a la carrera de Ingeniería Química. Desde esa fecha, hasta la actualidad, soy estudiante de dicha carrera, y, además, desde 2015, soy alumna regular del Profesorado en Química de dicha Facultad.
    Previo a los tres cursos universitarios que realicé sobre Física, mi única experiencia en dicha asignatura data de 2008, dónde curse la asignatura durante un año, contando con clases semanales cuya carga horaria consistía en dos horas.
    Mi experiencia fue muy particular, contando con un profesor cuyo título era el de Ingeniero Electromecánico. Debido a cuestiones personales, dicho profesor se ausento una gran parte del año, sin ser suplido, por lo que el avance y desarrollo de dicha materia fue muy precario. Aún así, la materia lograba captar mi interés, teniendo buena predisposición hacia la resolución práctica de ejercicios, y aprobándola sin recurrir a instancias de recuperación, a diferencia de una gran parte de mis compañeros, ya que la mayoría del curso reprobó la asignatura.
    Respecto de las clases, consistían en meras exposiciones del contenido, y, posteriormente, la resolución de problemas, que, dadas ciertas condiciones iniciales, se limitaban a reemplazar valores, obteniendo así la resolución del problema. Cabe mencionar que el desarrollo de contenidos no fue amplio, por lo que mi formación en la materia al llegar a la facultad, tres años después era prácticamente nula.
    Además no contamos con bibliografía, apuntes o experiencias de laboratorio que nos ayudarán en la construcción del aprendizaje. De hecho, dadas esas condiciones, para mí y mis compañeros el aprendizaje se limito a ser memorístico. Estudiamos física, pero no sabíamos el por qué, ni él para que de dicha Ciencia. Lo importante era aprobarla.
    Aún así, ante ese panorama tan desalentador que experimenté en mi paso por física en el secundario, desconociendo la riqueza e importancia de la misma, siempre me sentí atraída por la Ciencia, me parecía desafiante e interesante. Por ello opté por Ingeniería Química, ya que me motivaba aprender Ciencia, conocer más acerca del mundo que me rodeaba, y a partir de ello, poder realizar aportes, desde mi lugar, para mejorarlo. Todo ello mediante el estudio de la ingeniería. La realidad, es que la física no tenía mi atención al momento de tomar la decisión y elegir la carrera (al fin y al cabo, no sabía bien de que se trataba), a diferencia de la matemática o química.

  3. Desde los últimos años de la primaria me gustaban las materias de matemática y ciencias naturales. En la secundaria tuve orientación naturales y disfrutaba mucho las clases de matemática, física y química.
    Por mi desempeño en el área, y en especial en química, mi primera decisión sobre mi futuro fue la de estudiar Licenciatura en Química. Al averiguar en qué universidades se dictaba la carrera, descubrí el Profesorado Universitario en Química.
    Elegí inscribirme en las dos carreras al darme cuenta de lo mucho que me gustaba explicar a mis compañeros lo que ellos no entendían. Por motivos personales, al cambiar el lugar donde estudiaría decidí anotarme sólo en el profesorado. Con la posibilidad del día de mañana continuar mis estudios con la licenciatura.
    Estas decisiones no modificaron el interés que siempre tuve por ambas carreras, ni la vocación. En éste momento como estudiante de Profesorado en Química me interiorizo por la enseñanza-aprendizaje y los contenidos específicos de física y química, sin olvidarme del perfil de investigación que deseo desarrollar a futuro.

  4. La hipótesis de que un alumno que ingresa a una carrera científica ha tenido una formación en Física intensa en la Secundaria puede cuestionarse al pensar en cómo se despierta la vocación en ciencias y su enseñanza. No necesariamente es en un contexto de enseñanza formal que puede suceder. Las experiencias vividas y el gusto innato son dos de los principales disparadores al interés por la ciencia. Que uno se haga preguntas sobre cuestiones de la naturaleza o de diversos hechos naturales provoca este interés por la ciencia, junto con la necesidad de respuestas y de querer conocer más sobre la misma. Es en este punto que entra en juego el rol del docente para despertar una vocación, al generar espacios de debate se da lugar a las preguntas y la curiosidad, relacionar la ciencia con la realidad provocando al alumno que entienda la utilidad en la vida cotidiana produce cierto interés. Además, la propia perspectiva de ciencia del docente puede originar aceptación o rechazo en los alumnos. En general, una experiencia como la de Mariana generaría rechazo. Por el contrario a ella sintió atracción por la ciencia, motivada por el querer conocer y saber más.

    Al considerar los contenidos que futuros docentes en ciencias (como Cielo) consideran deberían aprenderse en secundaria, y mirar libros de texto se encuentra que algunos contenidos coinciden y otros son más bien elevados. Pero, la principal distinción se encuentra en los tiempos reducidos en el aula que permiten poco desarrollo de los contenidos comparado con lo teórico-conceptual, y la falta de contextualización del saber. Esta última cuestión resulta sumamente importante ya que el alumno debería entender el por qué, el para qué, y el cómo utilizar y aplicar los contenidos.

    Un grupo de futuras docentes en ciencias obtuvo información mediante encuestas para conocer sobre la brecha entre el currículum prescripto y lo desarrollado en clases, los recursos que se utilizan y la aplicación de la práctica. Los contenidos se desarrollan unos más que otros, sin introducir algunas ramas de la Física en auge, suponiendo una disciplina estática. En cuanto a los recursos no se utilizan libros de texto recurriendo a las fotocopias o apuntes, siendo que utilizar distintos y renovados recursos podría lograrse un mejor aprendizaje. Con respecto a la aplicación práctica, las actividades experimentales, los laboratorios virtuales y el uso de las Netbooks no son recursos y actividades con mucho uso y se desaprovechan, al considerar que los alumnos son jóvenes que pertenecen a una sociedad tecnológica sería de gran interés relacionar la Física y enseñar sobre la accesibilidad a la información académica.

    A modo de unión de todas estas ideas diversas pero íntimamente relacionadas, considero que teniendo en cuenta las estrategias didácticas a utilizar en el aula, sin perder de vista las últimas recomendaciones (utilización de recursos, contenidos actualizados y contextualizados, actividades experimentales, laboratorios virtuales) el desarrollo de las clases en un ambiente de debate, producirían curiosidad en los alumnos con la posibilidad de despertar una vocación científica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *