Inicio > Didáctica de la Física > Qué Física estudió en la Secundaria, el ingresante a carreras científicas

Qué Física estudió en la Secundaria, el ingresante a carreras científicas

Cuando ingresa un nuevo alumno a una carrera científica como puede ser Ingeniería o Profesorado de ciencias, suele existir una hipótesis que en su trayecto de Secundaria ha tenido una formación en Física posiblemente intensa. Entendiendo por intensa o bien que ha aprendido un amplio campo temático de la Física, que ha utilizado variados recursos para acercarse al conocimiento físico, entre otros aspectos posibles.

En el marco de la formación de profesorado, futuras docentes han tenido la oportunidad de indagar a una pequeña muestra de estudiantes ingresantes 2013 en la Facultad de Ingeniería de la Unicen.

Se invita a que compartan resultados y algunas reflexiones sobre aquella hipótesis planteada. Su aporte es importante  para aquellos enseñantes de la Física tanto en nivel Secundario como para quienes los reciben en la Universidad.

Silvia García de Cajén. Admin de Hablarciencia.com

 

Se adjunta el aporte enviado por las futuras docentes que realizaron el estudio de referencia:

Reflexión GRUPAL sobre la Física que se aprende en el Secundario:

Con el objetivo de conocer la Física que se aprende en el secundario, primeramente se nos invitó a realizar una reflexión sobre nuestra propia experiencia con esta disciplina.
Luego debimos realizar un listado de temas que creímos se dictaría en el secundario, teorizando sobre el contenido de libros de Física elegidos al azar. Coincidimos todas en los bloques de energía y mecánica como principales y el resultado fue sorprendente. Los libros elegidos presentaban una amplia gama de temas, complementado con ejercicios, actividades de cálculo y de experimentación. Algunos incluso, orientaban al alumno sobre el momento histórico en que surgía dicho conocimiento y como ocurrió su desarrollo.
Con lo visto en estos libros se elaboró un listado de bloques (Mecánica, Electricidad, Energía, Termodinámica, Magnetismo, Ondas, Física Moderna, Mecánica de Fluidos, Astrofísica), con los temas que correspondían a cada uno y se encolumnaron los recursos más comúnmente utilizados (Libro de texto, Libro Virtual (Netbook), Fotocopias, Apunte del Docente, Apunte de clase, Internet, Laboratorio). Esta encuesta, realizada a 20 Ingresantes 2013 de la Facultad de Ingeniería de Olavarría, sobre la base de lo siguiente:

Hipótesis:

Se plantea la existencia de una brecha entre el currículum prescripto para la Escuela Secundaria en el área de Física y los contenidos desarrollados en clase, puesto que se da poco uso a los recursos y exigua aplicación práctica.

Sub-hipótesis:

• Escaso uso de libros, tendencia a la fotocopia de autor desconocido.
• Los contenidos prioritarios son Mecánica y Energía.
• Desaprovechamiento del uso de las Netbooks para el área de Física.
• Poca o nula actividad experimental.

Esta primera teorización, claramente se realizó basándose en la experiencia previa nuestra en el secundario. Luego se realizó la encuesta y los resultados obtenidos fueron los siguientes:

Respecto a las Sub-hipótesis planteadas:

1º) Respecto a los recursos utilizados, hay un amplio predominio de las fotocopias, le sigue el apunte del docente y de la clase, con una moderada utilización de los libros de textos, mayor a la esperada inicialmente. Aproximadamente la mitad de los encuestados hace referencia en algún bloque al uso de los libros de textos. Consideramos que es importante la utilización de mas recursos, o al menos que no se utilice siempre el mismo, innovando pueden lograrse mejores aprendizajes.

2º) Todos los bloques fueron marcados como vistos, algunos en mayor medida que otros. Se observo una marcada tendencia de los bloques de Energía, Mecánica, Termodinámica y Electricidad como los más vistos. Es importante destacar que todos estos bloques son los primeros en los índices del libro de texto y del curriculum prescripto. Como los menos desarrollados, se presentan los bloques de Física moderna, mecánica de los fluidos y astrofísica. Originalmente en la primera reflexión estos bloques no fueron considerados, pero presentan una incidencia sorprendente, así como el bloque de electricidad, que no sólo fue visto por muchos alumnos, sino que además presenta actividades de laboratorio, además del bloque de termodinámica.
Resulta curioso que los bloques Física Moderna, Mecánica de Fluidos y Astrofísica estén presentes en menor medida en la muestra ya que son ramas de la Física que han tenido un crecimiento vertiginoso en los últimos años. Sin embargo, esto no ha tenido gran repercusión en la escuela secundaria con lo que se considera que la Física en la escuela es aprendida como una disciplina estática, no cambiante.

3º) La utilización de las Netbooks y/o laboratorios virtuales es casi nula, su utilidad solo se manifiesta en el bloque de Energía; en algunos contenidos de Mecánica; Física moderna y Astrofísica. Se esperaba en ese caso lo contrario, ya que permite experimentación sin necesidad de contar con un laboratorio y/o materiales específicos. Para ello es muy importante la capacitación previa del docente.
No se manifiesta un uso importante de Internet, lo que resulta sorprendente, siendo que los alumnos encuestados son jóvenes siempre pendientes de los avances tecnológicos y que permanentemente utilizan Internet en situaciones cotidianas. Este un recurso interesante por el fácil y rápido acceso a la información, incluso académica de buena calidad en sitios recomendados o revisados por docentes, además de simulaciones y divulgación científica.

4º) La cuarta también se verifica, el laboratorio es un recurso poco aprovechado. Lo que nos sorprendió fue que ese poco uso se dio en bloques como el de Termodinámica y Electricidad más que en Mecánica, situación que no era la prevista.

Contrastación de la Hipótesis general

Esta se cumple parcialmente, hay una brecha entre currículum prescripto y contenidos desarrollados pero es menor a la esperada, se ve en clase mas contenidos de Física de lo que se suponía antes del desarrollo de las encuestas. Sin embargo, se cumple lo previsto en cuanto a los pocos recursos que se utilizan en la enseñanza de Física en la Escuela Secundaria, incluyendo las pocas prácticas de laboratorio.

 

 

También te puede interesar

Silvia
Doctora en por la Universidad de Santiago de Compostela.
https://www.hablarciencia.com

3 thoughts on “Qué Física estudió en la Secundaria, el ingresante a carreras científicas

  1. ¿Cómo se puede despertar la vocación de ciencias y de enseñanza en ciencias?

    Personalmente creo que hay dos factores fundamentales en la inclinación de preferencias: por un lado la herencia genética, aquella habilidad o gusto innato; por otro lado las experiencias vividas, desde las protovivencias (término empleado por Rolando Toro para referirse a aquellas sensaciones orgánicas que vivenciamos en los primeros meses de vida, vivencias infantiles ligadas al instinto y a las primeras experiencias) hasta el momento en elegir una carrera de grado.

    Creo que ambas forjan nuestros gustos y preferencias. En mi experiencia personal de chiquita me gustaba la naturaleza, de muy pequeña prefería ir a pasar mis vacaciones al campo de mis padrinos en vez de quedarme en la ciudad con mis amigos de escuela. Si bien era muy sociable y tenía muchos amigos de la escuela y el barrio, me gustaba estar en soledad ya que me divertía muchísimo, amaba salir a explorar el campo, recolectar objetos enterrados, crearme la historia de cómo podrían haber llegado ahí; solía dar una recorrida y visitar a todos los animales, y observarlos. Al ir creciendo en la primaria recuerdo divertirme haciendo maquetas de células y estudiando vegetales, animales y a los humanos. Sin embargo no tengo tan buenos recuerdos de la secundaria, mas no por eso mi interés por la ciencia y las cosas desconocidas se esfumo.
    Hay algunos autores que dan más importancia a un factor que a otro, sin embargo yo creo que ambos tienen igual peso, por lo menos de forma general. Quizá, de forma particular, algunas veces pesen más las experiencias y otras veces aquellos gustos innatos.
    Sin duda ambas son relevantes, por lo que en nuestro desempeño como educadores debemos hacer el esfuerzo para que los recuerdos en nuestros estudiantes sean positivos. Creo que es fundamental generar relaciones permanentes con la realidad, para que podamos comprender la practicidad de entender la ciencia, así como generar contextos donde el estudiante busque sus propias formas de saber y se sienta creador y descubridor de su conocimiento. Muchas veces un maestro inspirado, que nos acerca la ciencia a la realidad, que propone juegos para sus explicaciones, que fomenta el debate y la hipotetización, que siembra en sus estudiantes más preguntas que respuestas, seguramente genere estudiantes curiosos decididos a sacarse las dudas, investigando por sí mismos.

    Recientemente me entere de la existencia de los Clubes de Ciencia, un programa Nacional que promueve la Popularización de la Ciencia y la Innovación “cuyo objetivo es generar, planificar y ejecutar proyectos interdisciplinarios que promuevan, acerquen y transmitan el desarrollo y crecimiento de la ciencia en nuestro país a través de una mirada estética de la sociedad en su conjunto”. Estas iniciativas son experiencias no formales dentro del sistema que estimulan la creatividad y el desenvolvimiento de los estudiantes, y a su vez genera lazos y refuerza vínculos entre los profesores de las distintas áreas de la ciencia. Lo innovador es que estudiantes y docentes trabajan en pos de objetivos y finalidades comunes, generando un clima de cooperación y diversión, donde el docente sea el primero que se predispone a aprender.

    Referencias:
    – El papel de la divulgación. Sobre la vocación científica: el científico ¿nace o se hace? Revista Circunstancia. Año VI – Nº 15 – Enero 2008. Antonio Flores Moya. http://cooperacionib.org/flores.php
    – Resolución del Programa Nacional de Popularización de la Ciencia y la Innovación. http://www.mincyt.gob.ar/adjuntos/archivos/000/021/0000021679.pdf

  2. Curriculum: ¿Real o Imaginario?

    A partir del ejercicio propuesto para el seminario, observamos los contenidos que deberían estar empapando las aulas.

    La propuesta de la docente en principio indagó acerca de que conocimientos recordábamos haber aprendido en la secundaria y luego proponer qué contenidos considerábamos deberían aprenderse.
    Revisamos varios libros de física, y para nuestra sorpresa muchos de los temas encontrados coincidieron con los que habíamos propuesto. Nos llamó la atención algunos contenidos, ya que consideramos que elevados, como por ejemplo: espectroscopia, astrofísica y otros. De todas formas, si bien puedan ser complejos, no quita que el estudiante joven los entienda, indague, investigue y enseñe al respecto.
    Observamos también que es muy poco el contenido que llega a abordarse en la realidad en comparación con toda la oferta conceptual y teórica que existe. Los tiempos en el aula parecen ser reducidos, afectados por las alteraciones, conflictos y pujas por salarios, desigualdad y condiciones de la educación en general, dejando como resultado carencia creativa e intelectual.
    A esta percepción del tiempo se le añade el fin del contenido: ¿para qué y cómo aplico esto que me enseñan a mi vida cotidiana?

    He aquí uno de los mayores desafíos que advienen al Ser docente: contextualizar el saber. Que tomaran los estudiantes de todo ese “paquete de datos ” que les enseñamos en la escuela? ¿Cómo hacemos que los estudiantes reconozcan la aplicación y utilidad de los contenidos?

  3. En la secundaria, por tener orientación naturales, tuve física en 4º, 5º y 6º año.
    Los contenidos que recuerdo haber dado son: en cuarto año contenidos análogos a los que se dictan en física I (movimiento: MRU, MRUV, tiro vertical/caída libre, trabajo, energía, calorimetría), en 5º año contenidos semejantes a los de física II (fuerzas eléctricas y magnéticas, circuitos: capacitores, corriente, Ley de Ohm), y en 6º año movimiento ondulatorio, luz, sonido.
    Las actividades que se realizaban eran de aplicación de fórmulas por lo que las evaluaciones eran del mismo tipo. En algunos casos evaluaciones orales para contenidos más bien teóricos, en estos casos utilizábamos libros de texto mientras que para el resto de los contenidos no. Resolver estos ejercicios de aplicar la fórmula, hacía que los alumnos aprendieran un mecanismo para resolver sin necesidad de entender la problemática que se planteaba. Es por ello que no resultaba de utilidad lo aprendido. Por otro lado actividades experimentales recuerdo que sólo hicimos una del tema magnetismo, sin concurrir ni una vez al laboratorio.
    Como alumna esperaba con ansias las clases porque me gustaban y entendía, por lo que en general tenía un buen desempeño. Hoy en día puedo darme cuenta que ese modo de ejercitación no resultó provechosa, porque a la hora de resolver problemas de física (de los mismos contenidos) el ejercicio que se plantea es totalmente diferente generándose el espacio a la duda y resolución de más de una manera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *